Perderse es una de las cosas más maravillosas que podemos hacer. Pero perderse bien. Andar por el margen. Perderse en la fantasía que tal vez sea el único lugar donde no estamos realmente perdidos.

Seguir leyendo