Nada empieza nunca

Narrativa fantástica y el triunfo de la imaginación

Página 2 de 3

¿La transformación del personaje es indispensable en una novela?

Una regla escrita sobre la escritura es la transformación del personaje. Sea quien sea el protagonista deberá acabar siendo alguien diferente al final de la novela. Y no sólo en novelas, también en películas o series. Se presupone (alguien, en alguna parte según parece, lo ha dicho así) que los lectores queremos que el personaje cambie a lo largo de la trama. Que haya una transformación.  ¿De verdad es necesario?

Seguir leyendo

El Reino del Cuco

Vivimos en un mundo de fantasía y magia aunque en parte nos hemos olvidado de ellas o no les prestamos atención. Junto a nuestro mundo existen otros mundos repletos de maravilla esperando que crucemos a verlos. Incluso en nuestro propio mundo se esconden rincones, a veces rincones enormes, que contienen un sin fin de maravillas. Vivimos en Reino del Cuco.

Seguir leyendo

Un destello de oscuridad

Leer para buscar esa chispa de oscuridad que nos aterra en la vida. Escribir para enfocar la luz en ese punto de oscuridad.

Escribí esto en Twitter en octubre de 2016. No recuerdo a cuenta de qué ni de dónde vino. Tal y como vino lo pasé a palabras. Una idea que como es habitual en mí gira en torno a la oscuridad.

Esa idea está relacionada con dos preguntas: por qué leemos y por qué escribimos. Y cómo se relacionan ambas.

Seguir leyendo

Siempre es Halloween

Estamos en la época del año en la que la frontera con el más allá se diluye. Da la impresión de que sólo en esta fecha se abren las puertas entre nuestro mundo y ese otro mundo de seres fallecidos, fantasmas, espíritus y toda suerte de seres que suponemos habitan en ese «otro lado». O al menos, que esa puerta se abre con más facilidad. Pero en realidad los caminos que van de un mundo a otro (que tal vez no sean más que el mismo mundo) siempre están abiertos.

Seguir leyendo

El ego del lector

Seguro que has oído hablar del ego, en general, y del ego del escritor, en particular. Cada cual tiene su ego y por tanto existen un ego del mecánico, de la ingeniera, del amo de casa y del bailarín. Pero es el ego del lector de lo que quiero hablarte, por dos razones: una, porque del ego del escritor ya han escrito muchas personas antes que yo y quiero destacar; dos, porque nadie habla del ego del lector.

Seguir leyendo

Leer es volver al hogar

Cuando digo que leer es volver al hogar, no me refiero por hogar a una casa física. Ni la tuya, ni la de tu familia. Ninguna casa, ningún edificio, aunque sea uno de mis tropos favoritos: volver al hogar de la infancia y encontrarse con un misterio. He elegido ese título porque el hogar es, dentro de una casa, el lugar donde está el fuego. Y si tú eres la casa, esa llama interior es tu hogar.

Seguir leyendo
« Entradas anteriores Entradas siguientes »