Nada Empieza Nunca

Fantasía, misterio y oscuridad literaria

Página 12 de 13

Fin

Todo fin es un final, del tipo que sea.

Los libros tienen un final. A veces hasta pone “FIN” cuando acaba la historia

Ese “FIN” tiene algo mágico. La historia ha acabado. Se cierra el telón, se apagan los focos o cualquier otro símil que quieras añadir. Es como una voz diferente, una “sobre-voz” distinta a la del narrador, que te dice que hasta aquí ha llegado la historia. Que este es el fin.

Bueno, no del todo.

Seguir leyendo

Un destello de oscuridad

Leer para buscar esa chispa de oscuridad que nos aterra en la vida. Escribir para enfocar la luz en ese punto de oscuridad.

Ayer escribí esto en Twitter. Tal como tuve la idea la pasé a palabras. Como es habitual en mí, una idea que gira en torno a la oscuridad.

¿Por qué leemos?

La pregunta no es sencilla. Bueno, sí. Lo complicado es la respuesta, sobre todo porque no hay una respuesta del por qué pasamos horas leyendo palabras, pasando páginas, apurando renglones. Surgen las respuestas habituales: para evadirnos, para disfrutar aventuras, para conocer otros mundos, para ver otras vidas o las mismas vidas desde otros puntos de vista.

Seguir leyendo

Tu lector ideal eres tú… o casi

Uno de los consejos que más he escuchado es el de escribe para tu lector ideal. Es decir, no intentes complacer a todo el mundo sino que crea tu obra de manera específica para esa persona en concreto que está esperándola. Cuando leí esto no me resultó difícil pensar quien era mi lector ideal: yo mismo.

Lo he pensado en otras ocasiones, y creo que incluso lo he leído en alguna que otra parte: escribo aquello que quisiera leer.

La mayoría de las historias que quiero escribir ahora, las ideas que tengo, reflejan y cuentan una parte de mí, de mi vida personal y las cuestiones que estoy viviendo. Entonces, si ese lector ideal soy yo mismo, y esa fue mi primera impresión, ¿estoy escribiendo para mí?

Seguir leyendo

Dame consejos que quiero morir

Cuando volví a retomar la escritura comencé a buscar consejos para escribir. Nunca los había tenido en cuenta, salvo el consejo más famosos de todos: lee. No me gusta especialmente recibir consejos, en casi ningún ámbito. Soy un aprendiz pésimo.

A pesar de eso, al acercarme de nuevo al tema de la escritura encontré algunas páginas y blogs a los que sigo la pista, como Me gusta escribir, Escrilia, Sinjania, el blog de Paul Pen, Gabriela Literaria, Néstor Belda, entre otros.  En ellos había técnicas y consejos de todo tipo: planificar un guión, creación de personajes, mejorar la trama…

Consejos sobre qué hacer y qué no hacer, y cómo hacer lo que sí tienes que hacer. Además de recomendaciones sobre la escritura en sí misma, también ampliaban el marco, y comencé a conocer más sobre otras cuestiones, como la autoedición, cómo hacer para publicar una novela (nada de mandar copias impresas pudiendo mandar un email con un archivo adjunto), la figura de los agentes literarios y cómo contactar y alcanzar a la gente que podría estar interesada en lo que escribo, etc.

Seguir leyendo

« Siguientes entradas Recientes entradas »