Nada Empieza Nunca

Fantasía, misterio y oscuridad literaria

El nexo común en la literatura

Existe un nexo común en la literatura. Un nexo entre todas las personas que leen un mismo libro aunque sean personas totalmente diferentes entre sí. Lo que significa que tu peor enemigo y tú mismo podéis ser amantes de la misma novela.

Una obra, distintos espectadores y un nexo común

Piensa en la última vez que fuiste al cine.

La idea para esta entrada la tuve hace un tiempo, después de ir a ver Life.

(Breve reseña de Life: meh.)

No éramos muchos en la sala viendo esta película, lo cual me parece comprensible. Da igual. Piensa en una vez que fuiste al cine y estaba lleno. ¿Lo tienes? Bien.

Todos estabais allí por lo mismo: la película. Algunos quizás no iban muy convencidos, y otros tal vez iban directamente obligados. Pero el nexo común entre todos era la película. Pero en ese contexto, todos somos receptores de un mensaje, el mismo mensaje. Y luego cada cual hará su valoración, creará su juicio. A algunos nos gustará mucho, a otros menos, y a otros… meh.

Ahora presta atención al público, no a la película. Cada cual “de su padre y de su madre” como decimos por aquí. No los conoces. Pueden ser gente encantadora, puede que les guste el café tanto como a ti, o los gatos tanto como a ti, o que odien los espárragos tanto como tú… Puede que sean muy conservadores y tú no. Puede que algunos amen Harry Potter y otros lo aborrezcan. Incluso puede haya algunos a los que Lobezno les parezca interesante (parece mentira pero hay gente así, en serio).

Pero por encima de todo eso hay un nexo común. Todos estáis viendo la misma película. A todos os gusta el tema, la idea. Compartís eso, aunque cada cual con sus propios matices. Quizás sea el único punto en el que coincidas con esas personas, o con algunas de ellas. Y lo haces porque hay una historia que os une.

Ese elemento que os une es también el mismo nexo común que nos une mediante la literatura.

Leemos lo mismo, pero no somos iguales

Leí en algún lugar, creo que en uno de esos carteles de Facebook o en un sobre de azúcar (a veces son lo mismo) que cuando ves a alguien leyendo un libro que tú has leído es como si ese libro te estuviese recomendando un amigo.

No tiene por qué ser así.

Piensa en tu libro favorito, o en alguno que te guste mucho. Seguro que si ves a alguien desconocido leyéndolo sonríes y echas un vistazo a su cara y su ropa para ver cómo es. Hasta puede que te entren ganas de acercarte y decirle “yo también me lo he leído”. ¡Conexión mística!

Pero esa persona puede ser alguien a quien tú no te arrimarías nunca en cualquier otra circunstancia. Alguien quien jamás sería tu amigo. A quién no le dirías ni hola. Sin embargo ahí está el tío, leyendo tu libro favorito. ¡Pero si es un capullo!

nexo común literatura

En este caso, ¿cómo puede la literatura ser un nexo común? Lo es: en este ejemplo, ese nexo es la historia de ese libro. Funcionamos en base a posicionarnos en extremos, y entendemos el mundo mejor como un conjunto de polos opuestos. Es fácil posicionarnos en un extremo y poner a todo lo demás que no es como nosotros en el otro. Y damos por hecho que jamás encontraremos puntos en común. Sin embargo, los hay. Más de los que crees.

Por ejemplo, el dolor. El dolor y la pena que sientes por la muerte de un amigo o un familiar es el mismo que siente ese capullo al que no soportas si se enfrenta a una situación similar. O la alegría. O la frustración, incluso las lágrimas de felicidad cuando ese imbécil lee el mismo libro que tú.

Hay mucho escrito sobre el lector ideal. Hasta yo he escrito sobre eso. Es esa persona abstracta y a la vez muy concreta que va a querer leer tu libro. La persona a la que le gusta ese tema, que se siente identificado, que se gastará 22,50€ en tu libro publicado en papel con sobrecubierta de géltex . O puede que se gaste sólo 1,99€ en el libro que publicaste en Amazon, da igual. El caso es que ese lector ideal puede ser alguien a quien aborrezcas aunque no le conozcas, aunque le guste tanto como a ti la fantasía oscura, por ejemplo, y lo que escribas le encante de verdad.

Es el nexo común. Verdades, cuestiones, heridas, anhelos que compartimos. Personas muy “distintas” que nos unimos ante la misma historia, sea de romance, misterio, terror, fantasía o todo junto. La magia  de contar historias.

La magia de leer historias

¿Cuál es tu nexo con las historias que lees? ¿Cuál es tu nexo con la fantasía, por ejemplo? O el horror. O el misterio. Esta pregunta es hermana de esta otra: ¿por qué lees? Vale que no necesitamos una razón para leer, pero eso no significa que no la haya.

Tal vez leas a Clive Barker porque la idea de otros mundos paralelos a este, entretejidos de formas oscuras, te haga conectar con tu propia oscuridad de un modo seguro.

Tal vez leas fantasía oscura buscando alternativas al camino del héroe, o fantasía urbana porque tú también eres de los que disfruta (incluso anhela) ese mundo paralelo.

Puede que leas novelas juveniles, aunque hayas pasado los cuarenta, porque en este momento en concreto necesitas -o te apetece, que no todo es necesidad- alimentar una parte de tu alma y de tu mente que en su momento pasó hambre.

nexo común literatura

Y ese nexo entre tú y lo que lees, es tal vez el mismo entre esa otra persona y el libro que está leyendo, el mismo que el tuyo. Aunque quizás tú y esa persona no tengáis nada en común, salvo el interés por ese libro.

¿No es fascinante? Un único elemento en común entre tú y decenas, tal vez cientos, de desconocidos. ¿Son las novelas sólo un medio? Un medio para llevarnos a cuestiones, preguntas e inquietudes que llevamos dentro y no sabemos como llegar a ellas de manera efectiva, no sabemos verbalizarlas, por ejemplo. Sexo, miedo, la muerte, la oscuridad, el deseo de abandonar, el impulso a huir, la búsqueda de sentido, la búsqueda de no buscar sentido…

Un libro cuenta una historia. Es muy probable que una historia distinta a la que el escritor quería contar cuando lo escribió. Y seguro que una historia diferente para cada persona que lo lee.

Así que la próxima vez que veas a alguien leyendo un libro que te gusta, piensa que esa persona y tú compartís un nexo común.

A saber cuál.

Entradas relacionadas

2 Comentarios

  1. Hace poco hablábamos con amigos de eso mismo, la de ‘nexos en común’ que tenemos con extraños

    • Hola,
      Tenemos muchos, más de lo que podemos pensar en un principio. Pero al esquivar a estas personas o, simplemente, al no compartir actividades o vida con ellos, no los vemos.
      La literatura, el arte, el cine… da igual el medio. Los extraños compartimos las mismas historias, por raro que nos parezca.
      Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.