Nada Empieza Nunca

fantasía, misterio y oscuridad literaria

Malos maestros en fantasía (I)

Hay malos maestros en fantasía, aunque no me los he encontrado con frecuencia en las novelas. Y cuando aparecen, siempre tienen alguna “justificación”, lógica y comprensible, para el hecho de haber sido malos maestros.

Pero no necesitamos excusas: los malos maestros existen y son una poderosa figura en las historias fantásticas. Especialmente si van unidos a buenos alumnos que los superan.

Voy a mostrarte esta idea con una historia de fantasía sobre malos maestros y un buen alumno: Star Wars. ¿Los malos maestros? Los Jedi. ¿El buen alumno? Anakin Skywalker.

La relación entre alumno y maestro

Esta relación es un clásico en la fantasía (puedes ver el repaso con mucho humor que hace Pablo Ferradas). El aprendiz que llega para descubrir y conocer los secretos de la magia. Secretos que le son transmitidos por el maestro sabio, con experiencia, tras un proceso de aprendizaje y práctica que suele ser largo.

El alumno suele encajar con facilidad en alguno de los clichés estándar para alumnos: el alumno bueno, noble y valiente; el alumno inteligente y estudioso; el alumno noble pero patoso; el alumno malvado.

Sí, esos cuatro que estás pensando: Harry, Hermione, Ron y Draco.

En cualquier caso el peso cae sobre el alumno.

Pero, ¿qué pasa con los maestros? Su figura aparece siempre como sabia. Sí, a veces se equivocan y cometen errores, pero en esta relación entre maestro y alumno lo que más encontramos es un maestro sabio y un alumno torpe, y no al revés.

Y pocos maestros más torpes, egoístas e incompetentes he visto que los maestros Jedi.

Si no has visto La guerra de las galaxias (episodios I al VI), aviso: hay spoilers. Si has visto estos episodios y además eres un fan, aviso: no es un análisis exhaustivo. Sólo lo uso de ejemplo. Si me equivoco en algo, dímelo.

Malos maestros en fantasía buscan alumnos: La amenaza fantasma

Lo normal es que el alumno busque el maestro. El alumno quiere aprender y busca un mentor. El mentor suele fijarse en el alumno que destaca, y si ve algo especial en él, le puede ofrecer un poco de sabiduría extra, o le hace trabajar más duro que a los demás porque le considera especial.

Si un maestro elige a un alumno que no ha ido a buscarle debe ser consciente de la enorme responsabilidad que conlleva ese acto.

Cuando un maestro va en busca de un alumno que no quiere saber nada del tema suele ser un caso grave de Elegiditis Aguda, pero con un pequeño detalle clave: el alumno no es el elegido por una leyenda, profecía o similar; es elegido por el propio maestro, porque sí, porque cree que debe hacerlo.

Primer error de los malos maestros en fantasía.

«I have no idea what I’m doing»

En La amenaza fantasma, Anakin está viviendo su vida, que no tiene nada de especial, y muestra un gran talento para construir y pilotar naves de carreras. Por supuesto, está harto de su rutina diaria y quiere vivir aventuras como cualquier niño.

Advierto desde ya que la exactitud de lo que diga puede ser cuestionable, porque sólo he visto la película una vez. Y mucho ha sido teniendo en cuanta lo mala que es.

Qui-Gon Jinn, un maestro Jedi, que llega al planeta de Anakin por casualidad, percibe que la fuerza es poderosa en Anakin, y cree que puede ser el elegido de la profecía Jedi. Así que se lo lleva para instruirlo como Jedi. El maestro selecciona al alumno en base a o que el maestro cree y percibe.

Cuando Qui-Gon Jinn muere, insiste en que su discípulo, Obi Wan Kenobi, siga instruyendo a Anakin. Y así lo hace: retoma su trabajo como mal maestro.

Cuando el amor llega así de esa manera, uno no tiene la culpa: El ataque de los clones

Toda enseñanza conlleva unas normas. Todo aprendizaje, un proceso. El camino es el camino.

Tener esto tan claro nos permite jugar con dos de los clichés más socorridos: el de “los alumnos que no son lo bastante buenos”, y “los alumnos que sacan los pies del tiesto”.

El primer cliché, de corte más drámatico, nos mostrará a un alumno triste y decepcionado porque no está a la altura. Que no nos sorprenda luego cuando, más adelante, se convierte en el villano y resulta que, ¡oh, sorpresa!, tenía mucho poder que nadie supo ver ni conducir.

Me da en la no-nariz que has pensado en el mismo que yo.

El segundo cliché es el del alumno que subvierte las normas para, después de llevarse su reprimenda, acabar triunfando precisamente por eso que ha hecho. Desafía lo establecido, hace lo que no debe y sale vencedor. Incluir aquí un sutil gesto del maestro levantando una ceja o mostrando una leve sonrisa como insinuando al lector (o espectador) que, en el fondo, contaba con todo eso.

De El ataque de los clones recuerdo poco. Y lo poco que recuerdo ya es demasiado para mi salud mental. Si no fuera porque estamos hablando de los malos maestros en fantasía podríamos hablar de las malas precuelas en fantasía.

Vamos con la película: lo importante aquí es que Anakin se enamora de Padme Amidala. Obi Wan Kenobi, su actual maestro, le dice que de eso nada, que un Jedi no puede enamorarse. Que el camino de los Jedi es solitario.

«No debía de quererte… y sin embargo, te quiero».

Llegados a este punto, un buen maestro, si ve que el alumno no responde, por muy fuerte que sea en él la fuerza, debería abandonarlo. Dejarle y buscar a otro. Tal vez opines que es el alumno el que debería irse, es decir, elegir marcharse.

Pero yo quiero echar el peso en el maestro.

En las historias de fantasía resulta que el equivocado es siempre el alumno, incluso cuando vemos, al desarrollarse la historia, que era el maestro el que estaba en el error.

El alumno (Anakin) cuestiona al maestro. El maestro responde con rigidez, repitiendo que las cosas son como son. La tradición, la norma. Los libros sagrados.

Huid de los libros sagrados, amigos.

Anakin engaña a su maestro y se casa con Padme en secreto. Ese acto de ocultar algo al maestro es también un elemento común. Es no aceptar la norma impuesta por el maestro y que es irracional a los ojos del alumno.

Es también, en mi opinión, un modo de ampliar la enseñanza. Alguien tiene que dar un primer paso en todo, y Anakin lo da: decide conjugar, en secreto, su amor por Amidala con seguir su aprendizaje como caballero Jedi.

Entre todos lo mataron y él solito se murió: La venganza de los Sith

Para mí, este episodio es con diferencia el mejor de todos: es el más oscuro, el más denso. Y ya sabes lo que me gusta a mí una oscuridad.

En parte, es la historia de la profecía autocumplida. Anakin y Amidala se enteran de que van a ser padres. A partir de ahí, Anakin comienza a tener pesadillas en las que ve a Padme muriendo en el parto.

Al mismo tiempo, a Anakin le encargan que vigile al senador Palpatine (que resulta ser el malo malísimo, pero los Jedi no lo saben todavía). Anakin simpatiza con Palpatine, quien comienza a venderle bastante bien a Anakin lo bueno del Lado Oscuro, ese lado al que sus maestros le han dicho que ni se le ocurra ir. La tentación es enorme porque en el lado oscuro hay una promesa de un poder mayor.

Por ejemplo, poder para evitar la muerte de alguien. Y Anakin soñando con la muerte de Padme. Sólo necesita un pequeño empujón, más aún cuando sus maestros Jedi se han opuesto a su relación con Padme.

Lo que ocurre no sorprende a nadie, salvo a los maestros Jedi (pero es fácil sorprender a gente tan simple): Anakin acaba pasando al lado oscuro y se convierte en discípulo de Palpatine. Comete grandes atrocidades y cuando Padme se entera, lo rechaza.

Un mal maestro conduce al sufrimiento.

Es por eso que este episodio es el mejor de todos. Anakin hace lo que hace por amor y justicia (salvar a Padme, procurar un juicio justo a Palpatine) y acaba en el lado oscuro y rechazado por la mujer que ama. Aquí Anakin ya está consumido por el lado oscuro; tanto, que incluso intenta matar a Padme.

Padme muere en el parto. Los médicos dicen que es porque ha perdido las ganas de vivir tras conocer la conversión de Anakin en Darth Vader, aunque hasta el último momento sigue creyendo que hay algo bueno en él todavía. Ahora el Emperador es el mentor de Anakin / Vader. Y comienza su trabajo como mentor, haciéndolo igual de mal que los Jedi. En su caso, le miente diciendo que Padme ha muerto por culpa del propio Vader.

Y tú me dirás, ¿Anakin es un ejemplo de un buen alumno? Y yo te diré: sí. Porque no ha tenido comprensión ni apoyo por parte de los superguays Jedi (que se pasan los episodios IV, V y VI lamentándose de lo ocurrido) y ha carecido de la más mínima humanidad por parte de su nuevo maestro, el Emperador.

Quien, también hay que decirlo, no se da cuenta de que Anakin ha pasado al lado oscuro pero ha dejado la punta de un pie en el otro, como luego se verá. Parece ser que la capucha le tapa un poco la visión…

Un maestro es un canal de comunicación. Coge la semilla y la transforma en árbol. Su trabajo debe acabar ahí, pero Obi Wan es el responsable directo de la “destrucción” de Anakin. Lleva a su alumno al lado oscuro por su incompetencia para manejar el poder de Anakin, para darle repuestas y, sobre todo, por su incapacidad para admitir que Anakin es mejor Jedi que cualquiera de ellos. Un Jedi “innovador”, para el que tal vez no estén preparados. Un Jedi con un lado oscuro, sí; pero todos tenemos un lado oscuro.

Y la “solución Jedi” es aplastar ese lado oscuro, no ceder. Pero Anakin hará el viaje completo, mucho más que cualquier maestro Jedi: irá a esa oscuridad y volverá. Y eso lo convertirá en una figura completa. Mejor que cualquier Jedi.

¿Cómo realiza Anakin ese viaje al lado oscuro? A través de su muerte y resurrección. La muerte es un paso necesario en cualquier aprendizaje, en cualquier iniciación.

La primera mitad del viaje está hecha. Anakin resucita en el Lado Oscuro junto al Emperador, quien no será mejor maestro que los Jedi.

La historia no acaba aquí. Queda la segunda mitad del viaje, repleta de malos maestros en fantasía. Darth Vader acabará superándolos a todos y completando el círculo de aprendizaje del Gran Alumno.

Pero eso será en otra entrada.

 

Entradas relacionadas

2 Comentarios

  1. Hola, Óscar:

    Una mirada distinta, sí señor. La verdad es que, visto así, el rol de quienes tienen responsabilidad directa en el tema es nefasto. Menos mal que el alumno venía aventajado y da juego, porque si llega a ser por los maestros… nos quedamos bailando el vals de las mariposas y sin una saga potente.

    Un abrazo (imagina que te va desde el Halcón Milenario).

    • Pues sí, si no llega a ser por todo esto, no hay saga ni nada. Total, que un mal maestro, como mínimo, proporciona buenas historias. Y es que todo eso del aprendizaje es un camino duro. Tal vez por eso (se me acaba de ocurrir) en estas historias de maestros, alumnos y enseñanzas, triunfan esos personajes «transversales» (R2 y 3PO, o Han Solo, por ejemplo), que no cruzan la historia siguiendo aprendizaje alguno.

      Abrazo recibido. Que la fuerza esté contigo… y larga y próspera vida (todo mezclado, por qué no).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.