Lo sobrenatural y la literatura

Lo sobrenatural y lo extraño me atraen profundamente. Lo oscuro, lo incierto y lo anómalo. Elementos, algunos de ellos, propios de la fantasía y el misterio. Y hoy vengo a hacer las paces con lo sobrenatural y su relación con las historias que leo y escribo.

Y de paso, a hacer las paces con mi blog.

Los caminos de los sobrenatural son insondables

Deja que te sitúe. Soy doctor en psicología. Estudié psicología y luego hice el doctorado movido por un tema por encima de todos los demás: la parapsicología.

En mi infancia todo iba en el mismo saco, no había distinción alguna entre parapsicología, paranormal, sobrenatural, espiritismo, ocultismo, místico… Así, sin categorías, todo junto y revuelto. No es de extrañar que leyera historias de terror, misterio y elementos sobrenaturales: Poe, Lovecraft, Wilkie Collins, etc.

A lo largo de los años de estudio de la psicología y la parapsicología he descubierto algunas cosas. Por ejemplo, que la parapsicología se aborda de manera científica en muchas universidades de todo el mundo. A día de hoy, sigue siendo el tema que más me interesa para la investigación.

Para después de verano planeo retomar el tema de la investigación científica en parapsicología, y si quieres lo puedes seguir en este blog (en construcción) Y tengo un capítulo sobre investigación científica en parapsicología que puedes leer en este libro que te presenta mi amigo Manuel Carballal en su blog (los beneficios de este libro van destinados a la ONG Médicos sin Fronteras)

La cuestión es que todo esos temas, que para mí eran una cosa y la misma, me abrieron las puertas a interesarme por ciertas cuestiones. Y también a interesarme por ciertas novelas. Con el paso del tiempo, los fui separando, porque se pueden establecer separaciones. No sabía que esos caminos que cada vez parecían más opuestos no me desgarraban por dentro sino todo lo contrario: me enriquecían. Y no me di cuenta hasta que retomé la escritura.

Pero antes de que eso pasara, yo guardé cada cosa en su cajón.

Sobrenatural, paranormal y parapsicología: juntos pero no revueltos

Ahora deja que me ponga un poco técnico.

Podemos hacer una distinción entre parapsicología, paranormal y sobrenatural, por ejemplo. Esta distinción es interesante sobre todo cuando abordas el tema de la investigación científica en parapsicología, que se caracteriza por el uso del método científico.

Una distinción entre estos términos es la que propone Dean Radin, uno de los científicos más prominentes en el campo de la parapsicología. En su libro The Conscious Universe define paranormal, sobrenatural y místico, además de otros términos. Deja que te copie un extracto:

Paranormal

“Más allá del rango de los fenómenos científicamente conocidos.” Esta definición (…) puede utilizarse para referirse a cualquier fenómeno inexplicado, pero potencialmente explicable. La definición (…) implica el método científico y la naturaleza de la evidencia y prueba en ciencia. El término “paranormal” conlleva una connotación bizarra, ominosa, añadida a su significado.

Sobrenatural

Tiene varios significados: milagroso, divino, etc. Dado que la ciencia es considerada comúnmente como un método de estudio del mundo natural, un fenómeno sobrenatural es por definición inexplicable y, por lo tanto, totalmente incompatible con la ciencia.

Místico

Se refiere a la percepción directa de la realidad; el conocimiento derivado directamente en lugar de indirectamente. En muchos aspectos, es sorprendentemente similar a la ciencia en cuanto es un método sistemático de explorar la naturaleza del mundo. La ciencia se centra en los fenómenos objetivos y el misticismo en los subjetivos.

¿Y la definición de parapsicología? Pues la definición “oficial”, es la que formula la Parapsychological Association, la asociación académica internacional para la investigación científica en parapsicología, formada por científicos de todas partes del mundo, y de la que formo parte:

Parapsicología

Estudio de las aparentes anomalías del comportamiento y la experiencia que existen junto, o al margen, de los mecanismos explicativos actualmente conocidos que dan cuenta del flujo de información e influencia entre organismo y entorno, y entre organismo y organismo (Parapsychological Association, 1989)

Nada como una definición técnica para desear salir corriendo, ¿verdad?

En palabras de H. Irwin, autor de An Introduction to Parapsychology:

Parapsicología es el estudio científico de experiencias que, si son lo que parecen ser, están en principio fuera del ámbito de las capacidades humanas tal y como son concebidas actualmente por los científicos convencionales. Así, los fenómenos parapsicológicos aparentemente indican la operación de factores actualmente desconocidos o no reconocidos por la ciencia ortodoxa, denominados popularmente factores paranormales.

La clave aquí, y termino con esto, es que la parapicología no asume la existencia de lo paranormal. Esa equivalencia se toma como habitual, pero no se asume como tal en el estudio científico actual en parapsicología.

Los variados senderos hacia lo extraño

Te decía que hoy venía a hacer las paces por un lado con lo sobrenatural, lo misterioso y lo oculto. Y, por otro lado, con este blog.

Con lo primero porque mi trabajo académico en relación con la parapsicología ha sido desde que empecé la carrera en 1993 más enfocado en el estudio científico, aunque las raíces vengan de mi profundo interés por lo sobrenatural, los fantasmas, lo paranormal, lo oscuro y lo misterioso. Mirar a las estrellas, preguntarte qué hay detrás de aquella puerta, qué te espera en lo profundo de una cueva, que otras fuerzas hay en el mundo a las que somos ajenos (y no, no me refiero a la religión)

Pero el enfocarme en lo más académico hizo que esa otra forma de acercarme a lo misterioso quedara en segundo plano. Era consciente de que me perdía algo, pero a cambio ganaba algo.

Estos días, reflexionando sobre varias cosas, sobre la posición de uno en el mundo, cómo vivir, cómo estar y pensando en el enfoque de un blog de escritor, me vino una imagen a la cabeza: un laberinto con varias entradas. El laberinto de cada cual, único e intransferible, que es desconocido a veces hasta para uno mismo.

No hay un único modo de abordar algo que agote ese algo. No hay un abordaje unilateral que sea exhaustivo. Si enfocas el fondo, pierdes la figura; si enfocas la figura, pierdes el fondo. Siempre queda algo fuera, algo que puedes recoger de nuevo cambiando el prisma desde el que miras. En mi caso, lo sobrenatural-oculto-paranormal-misterioso-inexplicable ha sido una amalgama que he ido explorando desde tantos puntos de vista como he podido: ciencia, psicología, antropología, etc. Y, por supuesto, a través la lectura de novelas, relatos y cuentos que abordan esos mismos temas.

He tenido que retomar la escritura para darme cuenta de que puedo disfrutar de un modo más completo de todo esto. No sólo con los ojos de un investigador sino también con los ojos de un niño que se deja fascinar; con los ojos del adolescente que busca aventuras – preferiblemente con toques misteriosos y sobrenaturales -; con los ojos de un adulto que reconoce que el mundo nos guarda aún mucho por desvelar y por explorar. Y si esa exploración no puede hacerse de un modo satisfactorio, al menos a nivel personal y subjetivo – el mejor de los niveles – sí puede hacerse mediante la imaginación y la magia de leer y contar historias..

Y como es verano, y el verano es tiempo de aventuras, comenzamos la aventura de inaugurar la categoría extraño y sobrenatural en el blog. No me gustan las etiquetas, y esta probablemente cambie con el tiempo, pero por ahora, se queda.

Ya estaba aquí antes, de todos modos.

Porque nada empieza nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *