Hace algunos años, en una feria del libro, antiguo compré La casa en el confín de la Tierra, de William Hope Hodgson. Lo elegí por varias razones: la portada, el tema y porque la contraportada decía que esta obra, “una de las obras más famosas de Hodgson” había influido directamente a autores como Lovecraft o Pratchett. 

La novela me resultó muy pesada y aburrida. Y que conste que soy de los que disfrutan con personajes victorianos que pueden estar horas (páginas y páginas) sobrecogidos por la sombra que provoca un busto sobre la pared mientras se estremecen por horrores que sólo tienen lugar en su mente.

Pero esta novela fue demasiado para mí.

Las contraportadas son el mal

La contraportada de esta edición dice: “La casa en el confín de la Tierra marcó un hito para la típica literatura gótica, introduciendo al género de terror visiones mucho más científicas, cósmicas y surreales que enriquecerían y cambiarían al género para siempre. Una de las obras más famosas de Hodgson, La casa en el confín de la Tierra influenció directamente a escritores celebrados como H. P. Lovecraft y Terry Pratchett.” 

¡Ah, las contraportadas! El medio al cual le atribuyes un gran poder en la comunicación. Si aparece en una contraportada, entonces damos más valor al mensaje, más verosimilitud. Los elementos básicos de la comunicación: emisor-receptor-mensaje-medio. Si lo pone ahí, debe ser cierto. Hodgson influenció directamente a Lovecraft y Pratchett. ¿Quiénes somos para dudar de lo que pone en una contraportada?  Pero también pueden funcionar como un anzuelo.

Una cosa es señalar las influencias que ha recibido una obra o un autor, Pero, señalar que tal obra o autor fue influencia para tal otro, a veces es más un modo de vender una obra, añadiéndole un valor extra como la obra que “influyó en tal o cual”. Al margen de que sea cierto o no, y de que la influencia sea considerable o ínfima, ¿puede convertirse en un modo de aprovechar el tirón?

“Autor que influyó en…” ¿Dónde termina al justa reivindicación y comienza la propaganda a costa de otros?  Y en mi caso, el anzuelo funcionó. Compré el libro. Lo leí. No me gustó. Y así llegamos a la exfluencia: en este caso, si Hodgson fue una influencia para Lovecraft yo prefiero la exfluencia, es decir, a Lovecraft.  ¿Lovecraft sería Lovecraft sin Hodgson? Si me gusta Lovecraft, ¿ha de gustarme Hodgson? ¿He de prestarle acaso alguna atención? 

Mientras pensaba sobre esta idea y barruntaba este post, leí un tuit de Paula (@A_Laquesis) (no encuentro el tuit ni la cuenta en estos momentos: este post lo escribí originalmente en 2017). El tuit decía:

En general, las autoras que Rowling reconoce como inspiración para HP son bastante mejores que ella. Una lástima que, como parece ser, pocos se motiven a leerla

Paula (@A_Laquesis)

A ese tuit le seguía otro diciendo:

Una lástima que se desprecie el sentido genealógico de los autores y las corrientes literarias, como si las cosas surgieran por generación espontánea o algo. Algo así como decir “la Fantasía es un género nuevo” 

PAULA (@A_LAQUESIS)

Me animé a responderle diciendo:

Puede que sean mejores, pero ninguna de ellas escribió HP. Seguro alguien se anima a leerlas, pero no es obligatorio leer las inspiraciones

óscar iborra (artista polivalente)

Como bien me señaló luego Paula, ella no quería decir en ningún momento que había que leerlas obligatoriamente.  Me parece un comentario acertado. En efecto las cosas no surgen de manera espontánea. “Nada empieza nunca”. No hay una idea que no tenga sus raíces en otra, y así sucesivamente.

También sé que hay relatos anteriores a Harry POtter con niños magos incluso con nombres muy parecidos… Influencia, exfluencia, plagio…

¿Voguing o Vogue?

Seguro conoces el Vogue de Madonna. Observa la frase que he escrito: “el Vogue de Madonna”. La preposición “de” parece indicar que lo inventó ella, pero no. Aunque la respuesta también es sí. El Vogue de Madonna lo creó ella, pero no de la nada: tiene influencias. Entre ellas están el voguing, la estética de la industria de Hollywood de los años 30 y 40 y la necesidad de promocionar la película Dick Tracy.

El voguing se caracteriza por ser movimientos rectilíneos y jugar con poses como los modelos (el brazo angular, lineal y rígida, la pierna, y los movimientos del cuerpo). Éste estilo de danza surgió de salones de baile de Harlem por los afroamericanos y los latinos en la década de 1920-30. (…) El voguing está continuamente desarrollándose como una forma de danza establecida, que se practica en la escena del baile y discotecas gays en las principales ciudades de los Estados Unidos, principalmente en la ciudad de Nueva York.

stravadanza.com

Si te gusta el Vogue (Madonna), ¿debes saber que se inspiró, en parte, en el voguing? ¿Debes conocer sus influencias?

¿Debes saber cuáles son las influencias de J.K. Rowling? Bueno, puedes decir que no está de más, que está bien saber de dónde bebió y qué influyó en su obra, situar la obra en su contexto y saber que no surge de la nada.

Pero ampliemos la pregunta: ¿debes saber cuáles son las influencias de J.K. Rowling para escribir Harry Potter si lo que quieres es leer Harry Potter? Tal vez la respuesta varíe en este caso. Como lector que quiere leer una historia de un niño mago, ¿es relevante conocer la línea genealógica de las influencias? ¿Y las influencias de quienes influyeron en ella? 

Y llegamos a lo que creo que es, a veces, la pregunta que va implícita cuando se plantean estas cuestiones, da igual con qué autor (pero en especial cuando es un best-seller en su sentido más despectivo): ¿tienen que gustarte más las obras y autores que influyeron en -INSERTE AUTOR BEST SELLER- que la obra propiamente de -ESE AUTOR BEST SELLER-? 

Opino que no. En mi caso, porque yo quiero, prefiero, leer Harry Potter (o a Lovecraft).  ¿Debe gustarte el voguing más que el Vogue de Madonna? No necesariamente.

Nada surge de la nada. Siempre hay algo, o varios «algo» que lo conforman, ya sea una novela, película o performance.  El interés por señalar las influencias de unos autores (en general menos conocidos) sobre otros autores (más conocidos), ¿cuándo es de verdad relevante y cuándo no es más que una… pose (esto es, postureo? 

O cuando no es más que un anzuelo para venderte una casa en el confín de la Tierra.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.